Maquinaria imprescindible para la gestión de un almacén

Publicado por Nuria García

Mantener bien organizado un almacén es vital para su buen funcionamiento. Para gestionarlo adecuadamente hoy contamos con máquinas que nos hacen más fácil la tarea. Esta es la maquinaria que no puede faltar en ningún almacén, sea del tamaño que sea o la mercancía que mueva.


6 - Apiladoras hidráulicas o eléctricas
Parecidas a las transpaletas, las apiladoras tienen como ventaja que pueden elevar las barras que sujetan la carga a gran altura. De este modo se pueden almacenar las mercancías a distintas alturas y aprovechar el espacio de almacenamiento. Al igual que sucede con las transpaletas, hay apiladoras manuales que funcionan mediante un sistema hidráulico de bombeo para subir y bajar pesos elevados, así como modelos eléctricos que permiten hacer los trabajos de una manera más ágil y continuada.

5 - Carros de transporte
Sobre todo están pensados para mover cargas en espacios estrechos, donde una transpaleta o una carretilla elevadora no puede entrar, como furgonetas. También se utilizan carros de transporte para llevar herramientas y mercancías de un lugar a otro con más comodidad. Hay diferentes tipos de carros de transporte, que van desde las tradicionales carretillas con ruedas para mover cajas y bultos parecidos hasta los carros que tienen una plataforma con ruedas y una gran asa que permite llevarlo de un lado a otro del almacén.

4 - Transpaletas manuales o eléctricas
También conocidas como “uñas”, las transpaletas son máquinas con las que se pueden mover las mercancías de un lugar a otro con comodidad, gracias a que elevan la carga unos centímetros del suelo y las ruedas que incorporan permiten el manejo de grandes pesos fácilmente. Las transpaletas manuales son las más simples. Funcionan mediante un sistema hidráulico de bombeo para levantar la carga y es la persona que la maneja la que tira o empuja de la máquina para llevarla a donde quiera. Es la opción más económica e indicada para almacenes pequeños o como máquina de apoyo. Las transpaletas eléctricas realizan las mismas funciones que las manuales, con al diferencia de que es un motor y una serie de botones o palancas las que se encargan de elevar y mover la carga, reduciendo el tiempo que se tarda en hacer el trabajo. Las transpaletas son, junto con las carretillas elevadoras, las máquinas más utilizadas para la gestión de almacén y el manejo de mercancías. La diferencia está en que las transpaletas no permiten elevar la carga para colocarla en otro sitio que no sea en el suelo. No hay almacén en el mundo que no tenga al menos una de estas máquinas para mover la carga de un lado a otro, incluso aunque no se mueva una gran cantidad de mercancía.

3 - Grúas y ganchos de carga

Especialmente diseñados para el manejo de cargas irregulares, los ganchos de carga permiten aumentar las funciones de las carretillas elevadoras incorporando una estructura con la que se puede colocar el gancho para mover las mercancías de un lado a otro. Las mercancías en estos casos cuelgan del gancho sujetas por unas tiras de material trenzado capaces de resistir grandes pesos. En algunas ocasiones estos ganchos se utilizan en grúas, fijas o móviles. Las grúas fijas son estructuras instaladas en el interior del almacén, que se mueven de un lado a otro pero que no pueden salirse de una zona concreta. Otras grúas cuentan con ruedas y se pueden trasladar a otros lugares donde hagan falta.

2 - Mesas y carros de tijera

Diseñadas para facilitar tareas de manipulación entre otras, estas máquinas tienen una plataforma elevada que permite situar las cargas a una altura más cómoda para quien las tiene que manipular. Sirven como bancos de trabajo y plataforma elevada. Para ello se valen de un sistema de tijera que puede llegar a soportar miles de kilos y que facilita los trabajos de un almacén. Algunos modelos se mantienen fijos en un solo lugar. Normalmente estos se encuentran ubicados en muelles de carga donde descargan vehículos de diferentes tamaños y alturas. Otros cuentan con ruedas y se pueden mover de un lado a otro en función de dónde se necesite en cada momento.

1 - Carretillas elevadoras

Ideales sobre todo para almacenes de gran tamaño. Las carretillas elevadoras permiten cargar y descargar camiones en mucho menos tiempo del que haría falta con otros medios. Se trata de un vehículo motorizado que tiene una cabina de conducción en la que un operario maneja los controles. Tiene unas horquillas con las que coger los palés y un mástil elevador que puede llegar a subir a varios metros. Se pueden encontrar diferentes tipo de motores, desde los propulsados por combustibles como la gasolina o el gas hasta motores eléctricos que se valen de baterías recargables. Estos últimos son los más utilizados en la actualidad. Además de almacenes, algunos camiones de transporte de mercancías cuentan con una carretilla elevadora.




Listas relacionadas