Pueblos de piedra y centeno

Publicado por Nuria García

Una palloza (también conocida como pallouza y pallaza) es una construcción tradicional del noroeste peninsular español, fundamentalmente de los Ancares, tanto leoneses como lucenses, y La Cabrera, otros puntos de El Bierzo (León), y de los valles de Furniella y de Ibias en Asturias. De planta circular u oval, de entre diez y veinte metros de diámetro. Con paredes bajas de piedra y cubierta por un tejado cónico vegetal, normalmente formado por tallos de centeno; puede llevar una cumbre o rematar un pico. Su origen es prerromano, presumiblemente celta. La pallozas tienen similitudes con las casas redondas de la Edad del Hierro de Gran Bretaña o con las edificaciones de la cultura castreña. Como nota anecdótica cabe indicar que el poblado de Astérix, el galo, está compuesto, en parte, por pallozas. El nombre de palloza es una deformación del término gallego «pallaza», recogido por primera vez a fines del siglo XIX por etnógrafos como el alemán Fritz Krüger, refiriéndose al material con que se realizaba la techumbre de la edificación. Fueron utilizadas hasta la segunda mitad del siglo XX, cuando las modernas comunicaciones facilitaron la llegada de nuevos materiales de construcción a la zona. Cabe destacar el conjunto de pallozas en el pueblo berciano de Campo del Agua, destruídas en gran parte, por un gran incendio a mediados de los años 80 del siglo XX, hoy en proyecto de restauración y como no, la famosa aldea de Piornedo, que desde los años 70 es un museo etnográfico. Desde hace tiempo se vienen construyendo nuevas pallozas que se usan principalmente para uso turístico, incluso en zonas muy alejadas y donde tradicionalmente no existieron. La palabra teito es una voz asturleonesa que designa cualquier cubierta de cualquier edificio hecha con material vegetal. Este nombre, teito, se utiliza en la zona occidental del dominio lingüístico asturleonés. Un teito asturiano tiene mucha relación con una palloza gallega o leonesa de los Ancares, en cuanto a la cubierta vegetal se refiere, aunque se diferencian en la forma y estructura del edificio habitacional que cobija dicha cubierta; se diferencia también en su ubicación geográfica y en la distribución del espacio. En Asturias las construcciones con cubierta vegetal se centran en la montaña del suroeste, situadas en lugares altos. Se trata de rústicas cabañuelas dispuestas en pequeños apiñamientos o conjuntos. Las construcciones con cubierta vegetal, de vivienda o de otros servicios (cabañas, corros, tendejones y hórreos) se reparten casi exclusivamente por Asturias en una superficie que comprende los concejos de San Martín de Oscos, Santa Eulalia de Oscos, Grandas de Salime, Somiedo, Cangas del Narcea, Ibias y Degaña. Su presencia en estos ámbitos era mayoritaria a finales del siglo pasado. Estas construcciones suelen estar ligadas a la transhumancia y a los vaqueiros de alzada .Los vaqueiros de alzada son un grupo cultural de Asturias cuya principal actividad es la ganadería, que realizan según el modelo de explotación particular mediante una trashumancia estacional. En el mes de mayo, la familia vaqueira deja el pueblo de invierno y se desplaza, junto a su ganado, a las brañas y los pueblos de verano, en las zonas de pasto de los puertos de montaña, donde permanecen hasta el mes de octubre. Con la llegada de los fríos del invierno, regresan con su ganado y enseres a los pueblos de invierno. Los vaqueiros de alzada se emparentaban entre ellos, desarrollando una cultura y un folklore muy particular y original, de orígenes ancestrales y transmitido entre generaciones, que llegado a nuestros días prácticamente inalterado, por este motivo son considerados un grupo social. Los vaqueiros de alzada constituyen una de las culturas vivas más importantes de Asturias por su inalterable variación a lo largo de los siglos y pese a las discriminaciones sufridas por la Iglesia y los xaldos (denominación que usaban los vaqueiros para referirse a la población asentada en las zonas agrícolas de Asturias desde la edad media). Los vaqueiros se extienden por todo el occidente de Asturias y en la actualidad se les reconoce por sus apellidos Acero, Berdasco, Boto, Redruello, Gayo, Cano, Feito, Gancedo, Garrido, Barreiro, Parrondo, Freije, entre otros.

Empezar > Pueblos de piedra y centeno
Fuente de la lista: listas.20minutos.es



Listas relacionadas