Muertes de la saga Scream

Publicado por Marta Angulo

La estudiante Casey Becker (Drew Barrymore) está esperando a su novio Steve Orth cuando un misterioso personaje (Roger L. Jackson) la llama por teléfono. Inofensivo al principio, la persona que llama empieza a amenazar a Casey, diciéndole que él está observándola. Cuando Casey le advierte que Steve llegará pronto, la persona que llama revela que ha atado a Steve fuera del patio. Ahora histérica, Casey se ve obligada a responder a unas preguntas. Ella responde la segunda pregunta equivocada, dando como resultado la muerte de Steve. Cuando Casey se niega a contestar la última pregunta, entra el asesino en su casa, un hombre vestido con un traje de fantasma escarchad. Ghostface rompe una ventana tirandole una silla, y al final, Casey trata de escapar yendo fuera. Ahí es cuando ve a sus padres llegar a la casa, pero Ghostface consigue apuñalarle, y ella es incapaz de pedir ayuda; finalmente es asesinada. Sus padres encuentran su cuerpo colgado de un árbol afuera. La tragedia es difícil para su compañera Sidney Prescott (Neve Campbell), quien está tratando de lidiar con el próximo aniversario de un año de la violación y asesinato de su madre. La noche siguiente, se pone en contacto por el asesino Ghostface, que se burla de Sidney por teléfono diciendole que la mató y luego la ataca en su casa. En respuesta a las pruebas circunstanciales, Sidney acusa a su novio Billy Loomis (Skeet Ulrich) de ser el atacante. Debido a que su padre está en viaje de negocios, pasa la noche siguiente con su mejor amiga Tatum (Rose McGowan) y hermano de Tatum, Dwight "Dewey" Riley (David Arquette), un ayudante de policía. Una vez allí, recibe otra llamada telefónica de Ghostface, que le dice a Sidney que el hombre condenado por matar a la madre de Sidney, Cotton Weary (Liev Schreiber), en realidad era inocente. Esta llamada telefónica exculpa a Billy, que sigue en la cárcel. La sospecha recae sobre el padre de Sidney (Lawrence Hecht), que resulta ser que falta. Sidney se ve obligada a hacer frente a los medios de comunicación y a los periodistas, que ya están cubriendo los sucesos, pero especialmente a Gale Weathers (Courteney Cox), quien previamente había escrito un libro acusando a la madre de Sidney de tener un romance con Cotton Weary y, esencialmente, llamando Sidney mentirosa, lo que lleva a la desconfianza amarga entre ellas. Con el asesino aún libre, y un número de estudiantes con máscaras Ghostface como bromas, las clases en la escuela son canceladas como medida de precaución, pero el director (Henry Winkler) es apuñalado hasta la muerte en su despacho. Mientras, el novio de Tatum, Stu Macher (Matthew Lillard) hace una fiesta, entre los invitados están Billy y Sidney, que se reconcilian y mantienen relaciones sexuales. Tras el encuentro, Ghostface aparece y Billy resulta apuñalado ante los ojos de Sidney, que huye de la habitación. También asiste el cine-aficionado Randy Meeks (Jamie Kennedy), que mientras tanto explica a los demás asistentes a la fiesta las convenciones del género de terror, en las que un personaje de la película está obligado a seguir adelante para sobrevivir. Stu le pide a Tatum que le traiga más cerveza, por lo que ella va al garaje, pero se encuentra con Ghostface. Tras un diálogo donde ella demuestra creer que todo era una broma basándose en los sucesos que estaban pasando en Woodsboro, Ghostface la ataca, y tras una corta pero intensa lucha, Tatum trata de escapar por la puerta del garaje, aprovechando el hueco para mascotas que hay en ésta. Pero queda atrapada, y Ghostface activa el portón, haciendo que se rompa el cuello y la espalda. Mientras tanto, Gale se cuela en la fiesta y se esconde una cámara de video dentro de la casa, antes de ir a investigar con Dewey la misteriosa aparición del automóvil del Sr. Prescott. Es entonces cuando los asistentes a la fiesta se enteran de la muerte del director y la mayoría de ellos se dirigen a la escuela. Ghostface aparece de nuevo y comienza a acosar a los que quedan por allí. Kenny(el cámara de Gale) ve la aparición de Ghostface gracias a la señal de la cámara que puso Gale en la casa, pero le llega con 30 segundos de retardo, y al salir de la camioneta, Ghostface le raja el cuello. Sidney se encuentra con Randy y Stu, quienes se acusan mutuamente de ser el asesino, sin saber ella en quien confiar. Billy reaparece en las escaleras,yle deja pasar a Randy. Randy afirma que Stu se ha vuelto loco, pero Billy responde que "Todos nos volvemos un poco locos a veces" (citando a una línea de Norman Bates de Psicosis) y dispara a Randy, siendo entonces cuando Billy y Stu revelan que ambos son el asesino, y han estado usando un dispositivo de voz que cambia para hacerlos parecer como una sola persona por teléfono. También revelan que asesinaron a la madre de Sidney el año anterior, ya que tuvo un romance con el padre de Billy, lo que causó el abandono de la casa familiar de la Billy; Stu alegó "presión de grupo" como su motivo para apoyar a Billy en su venganza. El

Empezar >



Listas relacionadas